Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Temas

Suscribirse al blog

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.

Adiós, hasta siempre, hasta mañana…

foto

Hoy decimos adiós a alguien muy especial. Hoy Farmacia Figueroa se despide de una de sus almas. Es justo hacerle un homenaje en un medio que a él le gusta tanto, a la espera de que el “bicho” nos deje despedirlo con una fiesta como se merece. Hoy cuelga la bata Antonio. La bata que casi nunca se puso hasta que no llegaron los tiempos difíciles.

Hoy cuelga la bata quien ha sido alma y pilar de esta Farmacia desde mucho antes de que la dirigieran los titulares actuales y pilar que les llegó cómo una herencia de su anterior propietario, D. Esteban. Alguno de nosotros, cuando abrimos los ojos, ya estaba Antonio allí. Pilar y alma colaboradora, sacrificada y fiel. Y buen compañero. Gracias.

Decimos pilar ya que el buen Antonio ha cargado, siempre, sobre sus hombros con toda la Farmacia. Con la Farmacia que se ve desde fuera del mostrador, y con la Farmacia áspera y oculta que nuestros pacientes no imaginan: desde envasar alcohol en la prehistoria a envasar mascarillas en la actualidad, reponiendo desde el sótano en la Farmacia antigua y reponiendo hoy desde el almacén próximo en la nueva, revisar caducidades, cargar el teléfono, pedir y recibir los pedidos, repartir a domicilio, abrir el primero y cerrar el último, sellar y repasar recetas, ir a los bancos, apagar las luces (y volver si se quedaba la cruz encendida). Todo aquello que hay que hacer para que la Farmacia funcione.

Decimos alma ya que Antonio es la palabra más repetida en esta Farmacia. Antonio, ¿donde está esto?, Antonio, ¿cómo se hace lo otro?, Antonio, dime el teléfono del cuñado de .., Antonio, ¿qué medicamento hay que darle a este?, Antonio, ¿qué dice aquí?, Antonio, ¿cómo se llama el delegado de ..?, Antonio, ¿cuantas cajas han venido?, Antonio, ……. Y los mayores hasta le podemos preguntar: Antonio, ¿te acuerdas de …?.

Estando Antonio, te puedes ir tranquilo hasta de vacaciones. Si esto no es importante, ya me diréis qué lo es.

Y ha sido alma para la Farmacia y para sus fieles amigos y convecinos. ¡Cuánto consejo de avezado agricultor no ha dado en el mostrador!, ¡Cuántas semillas, esquejes, yemas, plantas y plantones no se han pedido o intercambiado en el mostrador de la Farmacia! (¿eh? Lidia, ¿eh? David), ¡Cuanta información sobre los hechos y costumbres de la vida!, ¡Cuánto favor que no sabemos si se lo han agradecido! El inventó, bautizó y realiza el servicio de “Telemeona”, llevando las cajas de pañales a los domicilios de los pacientes con dificultades.

Hemos dicho que es un alma colaboradora. Antonio ha colaborado siempre en todas las tareas de la Farmacia, le compitieran o no, e incluso con las que nada tenían que ver con ella, y desde siempre. Buen ejemplo es que colaboró en su tiempo “voluntariamente” con la cofradía de Los Coloraos, siendo el Morao de pro y desde toda la vida.

Colaboración impagable ha sido su ayuda para encajar en el equipo de la Farmacia a las personas que a ella han ido llegando. El las ha acogido y formado, si no en la ciencia, que también, en los “matices” de esta Farmacia que la diferencia de las demás. Con paciencia y con cariño, como buen compañero.

Antonio ha sido sacrificado siempre en sus relaciones con la Farmacia. Sacrificado en cuanto asumir tareas que no le corresponden o trabajar en días y horarios fuera de su obligación. Y sin esperar una recompensa.

Una prueba de esta virtud es que, habiéndose podido jubilar en su momento, al comienzo de los tiempos duros del confinamiento durante la actual pandemia, asumiendo el peligro de contagio en unos momentos de 800 muertos al día, en los que del “bicho” no se sabía nada ni había medidas de protección, la ha retrasado hasta que las cosas han mejorado y ha dejado formados a sus sucesores. Esta fidelidad es impagable para nosotros, por lo que le estaremos siempre agradecidos.

Gracias es la palabra con la que decir adiós. Gracias por todos estos años entregado en cuerpo y alma; gracias por quedarte con nosotros cuando te lo pedimos, y a pesar de los miedos, haber estado firme en lo peor de la pandemia; gracias porque cuando tú estás, todo se resuelve; gracias por haber sido un maestro, amigo, padre … para las nuevas generaciones. De verdad, gracias por haberles acogido tan bien y haberles enseñado todo.

“Chuli Valera”, te echaremos de menos; tus chascarrillos, tu jerga bullera, tus muñecajos que aparecen por cada esquina, tu repertorio musical de abuelo, hasta los rezos por lo bajini cuando algo te contraría o te levantas con mal pie, tus consejos y ……

Suerte en tu nueva etapa y merecido descanso. Dejas una huella enorme en esta Farmacia; Antonio, has puesto el listón muy alto a tus sucesores. Ya no volveremos a escuchar: Antonio, ¿es que no te jubilas? Ahora escucharemos: Antonio, ¿se ha jubilado?

Antonio, gruñón, hoy, con más de un llanto, te decimos adiós, que, en realidad es un hasta siempre, aunque nos gustaría poder seguir diciéndote, hasta mañana.

Ha sido un placer y un orgullo trabajar contigo.

6
Y tú, ¿te vas a vacunar contra la gripe?
Otoño, la caída de la hoja y ...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 31 Octubre 2020

Imagen Captcha

Copyright © 2020 | Farmacia Figueroa. Diseño web por GrupoDw.es
“Farmacia Figueroa C.B., ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido optimizar sistema de gestión y el contacto con sus clientes a través de la implantación de Presencia web, la implantación de Soluciones de Comercio Electrónico , Dinamización de Redes sociales y Sem. Esta acción ha tenido lugar durante 2019/2020. Para ello ha contado con el apoyo del programa Tic-Cámaras de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Murcia” - Fondo Europeo de Desarrollo Regional-Una manera de hacer Europa.