San Marcos

Se aproxima San Marcos, y este año va a suceder como en el pasado: que no pudimos celebrar la fiesta de la forma que La Virgen del Rosario, San Isidro y el pueblo de Bullas esperan y se merecen.

San Marcos en Bullas es la fiesta excelsa de la primavera, lo que quiere decir que empieza a hacer buen tiempo; buen tiempo también es luz y sol abundante.

San Marcos también es recogimiento interior, alegría y diversión en la calle todo el día: primero, delante de nuestra Virgen; después, detrás de las “carrozas”, en la comida de La Rafa y en los espectáculos que le siguen. Todo el día en la calle, y con sol.

 

En San Marcos, todo el mundo, vestido de huertano (aunque Bullas sea de secano), echa mano de las que tiene o estrena gafas de sol porque hace bonito, o porque no se puede estar el día entero en la calle y sin protección.

Acabamos de escribir la palabra clave: protección. Con las gafas de sol deberíamos pretender proteger nuestros ojos del daño que la luz solar puede producirles, aparte de evitar las molestias de un exceso de luz. Pero, ¿sabéis que más del 50% de las gafas de sol que se venden en España no cumplen esta función de proteger?; ¡son falsificaciones! Falsificaciones distribuidas por el “top manta” y similares que carecen de cualquier tipo de homologación.

El problema no es solamente el perjuicio económico que puede ocasionar este comercio a los fabricantes; el problema para el usuario es que estas gafas, que no cumplen con la normativa, pueden ocasionar en los ojos de quien las utiliza un perjuicio mayor que el que le podría producir el no usar gafa alguna. Veamos las razones.

Con unas gafas oscuras, en el ojo penetra menos luz por efecto del tinte del cristal; en estas condiciones, para ver bien, la pupila se dilata más y la luz, con los perjudiciales rayos UV incluidos, penetra en mayor cantidad hasta la retina. No digamos si el “cristal” es de plástico.

Estos rayos UV pueden causar perjuicios importantes, y en algunos casos irreversibles, en el ojo. Según la Vocalía de Óptica del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, los daños pueden afectar a todas las estructuras oculares, a saber:

 

 

 El uso de gafas homologadas previene de todos estos problemas ya que, como se ha dicho, el uso de gafas “falsificadas” puede hacer más daño en los ojos que no llevar ninguna.

En tu farmacia, como establecimiento sanitario que es, puedes tener la seguridad de que estamos comprometidos con la salud, también la de tus ojos, y que las gafas que podamos ofrecerte los protegen con absoluta garantía.