Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Temas

Suscribirse al blog

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.

Blog Farmacia Figueroa

Consejos de salud.

Este año no hay “castillos” por lo que…

Este año, por la pandemia, estamos condenados a quedarnos en casa, con los “convivientes” y sin los “allegados”.

Pero bueno, con las limitaciones establecidas, podríamos salir a nuestros campos a “echar castillos” como se ha hecho desde tiempo inmemorial durante los primeros días de febrero: “El primero San Ignacio verdadero, el segundo el Candelero, el tercero San Blas; corre Aguedica que te quedas atrás”.

A “echar castillos” y a disfrutar de unas entrañables meriendas con el morcón recién secado de las matanzas de diciembre acompañado de las primeras habas de la temporada.

Por si fuera poco, esto tampoco será posible, ya que la quema de restos vegetales de la poda, -lo que dio origen a los “castillos”- está prohibida por la Consejería de Agricultura del gobierno regional de Murcia

Nuestras ancestrales rogativas a los santos protectores de la mujer madre, de la garganta o de las “téticas” no serán posible este año. ¡Qué pena!

Para cuidar nuestra salud, tendremos que recurrir a recursos menos tradicionales y fraternales como los que se han usado hasta ahora. Quizás no sean tan efectivos, pero tu farmacia está dispuesta a ofrecerte el mejor de los consejos y a proporcionarte los mejores remedios, ya que enfermareis al no protegerte los santos a los que no les habéis podido rogar.

web

Continuar leyendo
0
  94 Hits
  0 Comentarios
Etiquetas:
94 Hits
0 Comentarios

¿Ya? … ¿Y será buena? …

Hace prácticamente un año, en La Gomera, se detectó el primer caso de Coronavirus en España. Hoy, un año después, solamente en España, se han reportado más de 2 millones y medio de casos de la enfermedad vírica y han fallecido a causa de ella más de 55 mil personas (80 mil, según otras fuentes).

La víspera del día de los Santos Inocentes del año pasado, también un año después, el ministro Illa, tomando una frase de Winston Churchill, anunciaba el “principio del final” con la administración en España de la primera dosis de vacuna contra la Covid-19. Cuando Churchill dijo aquello aún quedaban años para que se acabase la Segunda Guerra Mundial; hoy creemos que queda mucho para que se acabe con la pandemia, pero también creemos que la vacuna será lo que el primer ministro inglés también dijo en el mismo discurso: “Puede ser, más bien, el final del principio”.

El maldito virus comenzó a hacer estragos en China en diciembre de 2019, la OMS notificó entonces el primer caso. Un año después estaban disponibles para inmunizar a la población en general las primeras vacunas. Un proceso, la puesta en el mercado de un medicamento, que normalmente tiene una duración de más de 4 años (7-8 para algunas vacunas), se ha conseguido reducir a un solo año. Esta reducción tan significativa del tiempo hace lógico que nos lleve a interrogar varias preguntas sobre las vacunas. Intentaremos dar respuesta a algunas de ellas.

La pregunta de ¿Ya? hay que matizarla bastante. Las investigaciones sobre “esta” vacuna comenzaron en 2002. ¿Tan pronto?; si. Han pasado 19 años desde entonces.

Entre 2002 y 2004 el mundo sufrió una epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Grave ocasionada por el SARS-CoV, otro coronavirus también, curiosamente, originario de China. El mundo científico se alarmó con aquella enfermedad desconocida, y comenzaron las investigaciones sobre la misma, entre ellas las de una posible vacuna contra esa epidemia. Como la epidemia (2002-2004) no duró mucho tiempo y, además, solamente causó unos 800 muertos en el año más duro (2003), las investigaciones de las compañías farmacéuticas se abandonaron, aunque siguieron adelante las de los investigadores de los departamentos puramente científicos, no comerciales.

En 2012, desde Arabia Saudita, se reportó otra nueva enfermedad, el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) originada por otro Coronavirus, bastante más mortal que la primera ya que el 35% de los casos de MERS-CoV notificados desembocaban en la muerte de los pacientes. Este nuevo brote animó otra vez a los investigadores.

Cuando aparecen los primeros casos de la pandemia actual, gran parte del trabajo de investigación estaba ya hecho. Solamente quedaba “matizar” los detalles para adaptarlos al nuevo virus que, por otra parte, no es tan diferente al de 2003, lo que ha facilitado esta fase.

Hoy nos lamentamos de que la industria no prosiguiera las investigaciones sobre la fabricación de la vacuna para la epidemia de 2002. El “retraso” ha sido de un año, pero ha causado muchos miles de muertos.

A la pregunta ¿Y será buena? se le puede dar respuesta si se explica un poco el proceso por el que se ha “fabricado” esta vacuna.

El desarrollo de cualquier medicamento desde el primer momento de “pensar” en su posibilidad hasta el día que se encuentra disponible en el mercado dura entre 4 y 7 años. En el caso que nos ocupa, ¿se ha reducido a un año? La respuesta es, NO.

Las fases primeras, “pensar” en su posibilidad y establecer un método de “fabricación” estaban hechas ya: se había pensado y trabajado científicamente en esa vacuna desde 2003, se había comprobado que el virus era similar a los de entonces y había experiencia en las técnicas seguras de fabricación de vacunas. Todo es lo que se conoce cómo Fase Preclínica.

Quedaban las fases de experimentación e investigación clínica, las administrativas de evaluación y autorización, y la de producción de millones de dosis.

Todos hemos leído y oído hasta hace unos días que tal vacuna está en fase II y tal otra en fase III. ¿Qué quiere decir esto?

Estas fases de invEstudios 2estigación clínica se suceden habitualmente de forma escalonada. Primero se investiga con animales de laboratorio, después con un pequeño número de personas voluntarias para “ver qué pasa” (Fase I).

Posteriormente, con mayor número de personas también voluntarias para determinar la efectividad, averiguar la dosis recomendada, la pauta de administración y la seguridad (Fase II).

Finalmente, con elevado número de personas para descubrir los efectos secundarios a largo plazo que pudiera tener (Fase III).

En el caso de las vacunas contra Covid-19 estas fases se han solapado. La evaluación de la seguridad, efectividad y efectos secundarios se han ido haciendo simultáneamente y con decenas de miles de personas en la últimas fases. Esto ha hecho que el tiempo se acorte a límites insospechados.

Hay otro factor que ha “ayudado” a que las dos vacunas que hoy hay en el mercado se hayan podido fabricar tan rápidamente. Las dos (Moderna y Pfizer) son vacunas que utilizan material genético del virus (ARNm) (modificado para que no sea infeccioso) que se puede producir en el laboratorio con gran rapidez.

Pero hay más. Cuando, en condiciones normales, todo esto está ya perfectamente establecido, se envía un grueso dosier con todos los datos recopilados en todas las fases a las Agencias que han de autorizar su fabricación: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AMEPS) y/o Agencia Europea del Medicamento en Europa. Es la fase de evaluación y autorización, que puede durar habitualmente entre 8 y 12 meses.

En el caso que nos ocupa, los fabricantes, cada vez que han ido teniendo datos de cada una de las fases clínicas los han ido remitiendo a las Agencias evaluadoras, de forma que estas han estado estudiando la idoneidad, efectividad y seguridad de las vacunas desde el inicio del proceso, de manera que la evaluación final solamente ha necesitado una o dos semanas para conceder la autorización.

Cuando se solicita la evaluación de un medicamento, su fabricación industrial solamente se inicia cuando está aprobado. En el caso de estas vacunas, las compañías, una con su propio dinero (que se jugaba al azar) y otras con ayudas mediante subvenciones de los estados empezaron la fabricación a gran escala, aún a riesgo de que no se autorizaran. Esto ha permitido que, una vez aprobadas, haya millones de dosis dispuestas ya y se haya podido empezar a vacunar a la población.

La AEMPS os puede ilustrar con un esquema sobre este proceso  y ahí mismo se puede visualizar un vídeo explicativo muy interesante.

Y, lo más importante, en tu farmacia, nosotros, tus Farmacéuticos, te podemos informar de todo lo que precises, sin cita, sin esperas y sin prisa.

Continuar leyendo
2
  182 Hits
  0 Comentarios
182 Hits
0 Comentarios

Como nos infecta el coronavirus y…

Seguro que casi todos habéis observado en alguna ocasión una “cortina” blanquecina cuando el sol penetra directamente por una ventana; es el polvo flotando en suspensión. Pero además, y por muy “limpios” que seamos, si pasamos el dedo por una balda de una estantería es muy probable que nos lo encontremos manchado por el polvo que, con el tiempo, se ha depositado.

Bien, si observáramos el polvo de este dedo al microscopio podríamos ver bien definida cada mota del mismo; si, además, lo sopláramos a contraluz, veríamos como esas motas de dispersan nuevamente por el aire. Nos daremos cuenta de que, si no es con una iluminación especial o con el microscopio no podemos ver partículas tan pequeñas.

Bueno, pues los virus son muchísimo más pequeños todavía, ya que ni con el microscopio somos capaces de verlos. Su “invisibilidad” por su mínimo tamaño y peso, es lo que hace que sean tan contagiosos. Si los viéramos, huiríamos de ellos.

Se ha dicho que el virus es tan pequeño que “flota”. El virus lo esparcen en el ambiente las personas enfermas al respirar, hablar, toser o, con más fuerza, al gritar o fumar; en esos momentos se emiten al aire una enorme cantidad de gotitas infectadas por el virus que no podemos ver.

Unas gotitas son más grandes, y al poco caen al suelo o sobre las superficies cercanas, contaminándolas; otras son mucho más pequeñas, y permanecen en el aire como los aerosoles que echamos en nuestras casas para matar las moscas, y, por supuesto, también contienen virus. El aire también se contamina de esta manera y hasta muy lejos si no hay ventilación. En este artículo puedes ver como puede llegar a propagarse en un supermercado.

Las personas sanas pueden contaminarse al respirar en este ambiente si el enfermo no establece una “barrera” entre él y el ambiente en el que se desenvuelve que impida emitir “aerosoles”, y ellos mismos tampoco se protegen la boca y nariz con otra “barrera” de manera que al respirar no aspiren con el aire los virus. Esto hace necesario el uso de las mascarillas para proteger a los demás, y a nosotros mismos, del contacto con los virus flotando en el ambiente.

Mención especial merece el fenómeno conocido como el de los superpropagadores: personas en periodo de incubación o sin apenas síntomas que mantienen una gran vida social y que, por motivos que se desconocen, son capaces de propagar la enfermedad con una especial virulencia. Estas personas no saben que son “enfermas” y pueden pensar que no se tienen porqué poner mascarilla, pero van contagiando a todo el que les acerca también sin mascarilla y a todo el mobiliario cercano.

Ya que el periodo de incubación del virus puede llegar hasta los 10 días o más, estas personas contagiadas sin síntoma alguno pueden tener una cantidad enorme de contactos cercanos. En un reciente estudio en China parece demostrarse que un 10% de los enfermos son los responsables directos del 80% de los contagios.

Las gotas que caen sobre superficies cercanas a los enfermos, como se ha dicho, están contaminadas. También están contaminadas sus manos, la cara y sus pertenencias. Cualquier persona que pase la mano por estas superficies (mostradores, manivelas, interruptores de la luz, mesas, teclados de ordenador, puertas, barandillas, grifos y cualquier otra que pueda imaginarse), y no digamos si saludan con apretones de manos, abrazos y besos a enfermos, va a contaminarse con el virus, y, si posteriormente él se toca la boca, la nariz o los ojos, va a llevarlo directamente hasta la puerta de entrada. Es por esto que no hay que ir “manoseando” superficies u objetos desconocidos y hay que mantenerse alejados de otras personas, “por si acaso”

Pero hay más, el coronavirus está rodeado de una película de grasa que hace que sea “pegajoso”; por eso, donde cae o nosotros lo dejamos por contacto con esa superficie, ahí queda adherido esperando que otra mano se lo lleve y lo trasmita a otra persona. Para liberar nuestras manos de él hay que lavarlas con agua y jabón (es necesario hacer buena espuma durante un tiempo para que la detersión quite la grasa del virus) o con alcohol o gel hidroalcohólico para “disolver” la película grasa y “matar” al virus.

Para nuestra seguridad tenemos que seguir lo que se ha llamado la regla de las TRES EMES: Mascarilla - Metros – Manos

En este punto es necesario comentar que no todas las mascarillas son igual de seguras. Las higiénicas filtran más que las quirúrgicas, por lo que protegen menos a los demás. Las certificadas como FFP2 filtran menos y, gracias a sus 5 capas, protegen más al portador y a los demás.

Para garantizar una filtración de aire adecuada, a las mascarillas “caseras” o de fantasía, si no tienen certificación alguna, es necesario proporcionarles una barrera homologada poniendo debajo (o en la bolsa portafiltros) el tejido de una mascarilla quirúrgica.

De todas formas, en tu farmacia estaremos encantados de asesorarte si lo necesitas y de proporcionarte tus demandas con la garantía de unos productos certificados.

Continuar leyendo
0
  175 Hits
  0 Comentarios
175 Hits
0 Comentarios

Y tú, ¿te vas a vacunar contra la gripe?

La campaña de vacunación contra la gripe ha comenzado ya, y, como todos los años, desde la Farmacia se detectan dos posiciones contrapuestas frente a esta vacunación: los que se afanan por vacunarse cuanto antes, y las personas reticentes, con dudas o, lo que es peor, que, debiendo hacerlo, no se vacunan.

Ante esto debe saberse que la gripe es una enfermedad infecciosa aguda causada por unos virus (frente al cual los antibióticos no tienen efecto directo), con muy alta capacidad de transmisión de persona enferma a persona sana y con un pronóstico que en muchos casos se califica cómo reservado, cuando no de grave.

La gripe (también llama influenza) está causada por el influenzavirus A o por el inflaenzavirus B, de la familia de los ortomixovirus. Esto va a condicionar la elaboración de las vacunas cada año.

La gripe se contagia fundamentalmente cuando una persona enferma tose, estornuda o habla. Durante estas acciones se expulsan por la boca o/y la nariz una pequeñas gotitas invisibles que transportan el virus hasta otra persona sin gripe, pero capaz de padecerla por no haberse vacunado. En menor número de casos el contagio se produce al tocar objetos o superficies en donde se hayan depositado esas gotitas, llevando después la mano a la boca, la nariz o los ojos. La estacionalidad de la gripe se alarga durante el otoño y e invierno, predominantemente entre los meses de noviembre a marzo.

Este virus penetra en la persona sana por la boca, la nariz o incluso por los ojos, llegando hasta los pulmones, donde empieza a multiplicarse, causando la enfermedad.

La enfermedad se detecta por sus síntomas, que comienzan sobre los 2-3 días después del contagio, y se caracterizan por un inicio brusco de episodios de fiebre alta, escalofríos, congestión nasal, dolor de cabeza, molestias en la garganta, fatiga, dolores musculares y malestar general. La duración se cifra en aproximadamente una semana, aunque algunos pueden durar hasta 15 días.

Algunas de las personas que contraen la gripe desarrollan complicaciones asociadas, que en bastantes casos también pueden ser graves: bronquitis, otitis, sinusitis, neumonía, miocarditis, encefalitis, miositis. También, en otros casos, se produce un empeoramiento de patologías previas, como puede ser el asma, la diabetes o enfermedades del corazón, entre otras.

La gripe no tiene tratamiento farmacológico y, para la mayoría de los casos leves, la única recomendación es quedarse en casa evitando el contacto con otros convivientes. En otros, se tratan los síntomas para el alivio de las molestias que origina, como pueden ser la fiebre o la rinitis.

Se ha dicho que es una enfermedad grave. Tomando datos del Ministerio de Sanidad, en España, durante la temporada 2019-2020, se atendieron 490.000 consultas con diagnóstico de gripe, se hospitalizaron a 35.300 enfermos (2.500 de ellos en UCI) y 6.300 personas murieron a causa de la misma.

La manera más efectiva de prevenir la gripe es la vacunación. No menos importante es la práctica de buenos hábitos de salud a los que nos estamos (o deberíamos de estar) acostumbrando: taparse la boca con el codo al toser, utilizar pañuelos de papel y desecharlos después del uso, lavarse las manos frecuencia y, sobre todo, usar bien mascarillas efectivas, no las de adorno.

Nos podremos preguntar, ¿Quién debe vacunarse? Existen tres grupos de riesgo para los cuales la vacunación debería de ser obligatoria: personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas y personal sanitario y sociosanitario. A estos deberían de sumarse los niños que, además de padecerla con mucha incidencia, la pueden transmitir con más carga viral y durante bastante más tiempo que los adultos (¡cuidado con los abuelos!), menores de 65 años con patologías de riesgo (asma, EPOC, fibrosis pulmonar, diabetes, obesidad, enfermedades del corazón, cáncer,…), personas que cuidan a personas con alto riesgo de sufrir complicaciones y todas aquellas que prestan servicios en actividades esenciales. Os recomendamos repasar la infografía que encabeza esta publicación.

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322014000400013

Si todos los años es recomendable la vacunación contra la gripe, este año lo es con mayor razón que nunca. Este otoño-invierno van a coincidir catarros, gripe y Covid-19. Si, también según el Ministerio de Sanidad, la gripe “es un importante problema de salud, por la mortalidad y por las complicaciones y costes económicos que origina”, la coincidencia con la pandemia hace especialmente importante la vacunación de … la población vulnerable para evitar la sobrecarga del sistema sanitario”

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/programasDeVacunacion/gripe/faq/

Si al Ministerio le preocupan los costes sanitarios, a nosotros, pacientes, nos interesa que nos atiendan lo mejor posible, huyendo de la mortalidad y las complicaciones. Covid-19 tiene unas vías de contagio iguales a las de la gripe y unos síntomas que son prácticamente similares, por lo que, a la población en general, nos conviene que las consultas no se dupliquen y se colapsen a causa de dos enfermedades diferentes que van a coexistir en el tiempo; es por esto que debemos descartar la gripe practicando una vacunación previa.

Pero hay una razón más para vacunarse: la infección por dos virus a la vez tiene mucho peor pronóstico que la de cada uno por separado ya que, según un estudio de la Universidad de Stanford (California), “estas conclusión revelan cómo el sistema inmune va mal durante infecciones del coronavirus, llevando a la enfermedad severa” lo que agravaría la situación si se suman las dos infecciones.

https://www.news-medical.net/news/20200811/22080/Spanish.aspx

Covid-19 ha sido la causa de 936.000 contagios acumulados en España, con una media de 6.500 casos nuevos cada día. De estos contagiados, 161.000 personas han necesitado ser hospitalizadas (14.500 en UCI) y 34.000 han sucumbido a la enfermedad y muerto por su causa (algunas fuentes elevan esta cifra hasta 50.000). ¿Podemos imaginarnos lo que sucede si enfermáramos de gripe y Covid-19 a la vez? Con la vacunación reducimos a la mitad la posibilidad de necesitar asistencia médica y 1/6 las posibilidades de morir.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/Actualizacion_230_COVID-19.pdf

Se ha sugerido que la infección por un virus “despierta” al sistema inmunológico del enfermo, pudiendo actuar así como una medida favorable para prevenir otra nueva infección; esto es, la infección con un virus ejerce un efecto protector para evitar complicaciones por la infección por otro virus similar. Esto parece probado cuando la infección es “previa” y ya se han desarrollado defensas en el organismo, pero nunca cuando la infección es simultánea.

Todo lo anterior parece dibujar un cuadro demasiado pesimista para los que deciden la no vacunación, pero podemos reforzar la postura contraria con un razonamiento ajeno a la medicina, que lo que pretende es concienciar. Las personas debemos tener la responsabilidad social de no ser vectores de contagio a otras personas sanas, que pueden morir. La cruel experiencia de los últimos tiempos nos enseña que los irresponsables pueden pasar la infección con facilidad, pero llevan a su casa o al trabajo un virus que, en muchas ocasiones, es peligroso.

También esta es una razón poderosa para vacunarse.

Después de lo dicho: tú, ¿te vas a vacunar contra la gripe?

Continuar leyendo
0
  149 Hits
  0 Comentarios
149 Hits
0 Comentarios

Adiós, hasta siempre, hasta mañana…

Hoy decimos adiós a alguien muy especial. Hoy Farmacia Figueroa se despide de una de sus almas. Es justo hacerle un homenaje en un medio que a él le gusta tanto, a la espera de que el “bicho” nos deje despedirlo con una fiesta como se merece. Hoy cuelga la bata Antonio. La bata que casi nunca se puso hasta que no llegaron los tiempos difíciles.

Hoy cuelga la bata quien ha sido alma y pilar de esta Farmacia desde mucho antes de que la dirigieran los titulares actuales y pilar que les llegó cómo una herencia de su anterior propietario, D. Esteban. Alguno de nosotros, cuando abrimos los ojos, ya estaba Antonio allí. Pilar y alma colaboradora, sacrificada y fiel. Y buen compañero. Gracias.

Decimos pilar ya que el buen Antonio ha cargado, siempre, sobre sus hombros con toda la Farmacia. Con la Farmacia que se ve desde fuera del mostrador, y con la Farmacia áspera y oculta que nuestros pacientes no imaginan: desde envasar alcohol en la prehistoria a envasar mascarillas en la actualidad, reponiendo desde el sótano en la Farmacia antigua y reponiendo hoy desde el almacén próximo en la nueva, revisar caducidades, cargar el teléfono, pedir y recibir los pedidos, repartir a domicilio, abrir el primero y cerrar el último, sellar y repasar recetas, ir a los bancos, apagar las luces (y volver si se quedaba la cruz encendida). Todo aquello que hay que hacer para que la Farmacia funcione.

Decimos alma ya que Antonio es la palabra más repetida en esta Farmacia. Antonio, ¿donde está esto?, Antonio, ¿cómo se hace lo otro?, Antonio, dime el teléfono del cuñado de .., Antonio, ¿qué medicamento hay que darle a este?, Antonio, ¿qué dice aquí?, Antonio, ¿cómo se llama el delegado de ..?, Antonio, ¿cuantas cajas han venido?, Antonio, ……. Y los mayores hasta le podemos preguntar: Antonio, ¿te acuerdas de …?.

Estando Antonio, te puedes ir tranquilo hasta de vacaciones. Si esto no es importante, ya me diréis qué lo es.

Y ha sido alma para la Farmacia y para sus fieles amigos y convecinos. ¡Cuánto consejo de avezado agricultor no ha dado en el mostrador!, ¡Cuántas semillas, esquejes, yemas, plantas y plantones no se han pedido o intercambiado en el mostrador de la Farmacia! (¿eh? Lidia, ¿eh? David), ¡Cuanta información sobre los hechos y costumbres de la vida!, ¡Cuánto favor que no sabemos si se lo han agradecido! El inventó, bautizó y realiza el servicio de “Telemeona”, llevando las cajas de pañales a los domicilios de los pacientes con dificultades.

Hemos dicho que es un alma colaboradora. Antonio ha colaborado siempre en todas las tareas de la Farmacia, le compitieran o no, e incluso con las que nada tenían que ver con ella, y desde siempre. Buen ejemplo es que colaboró en su tiempo “voluntariamente” con la cofradía de Los Coloraos, siendo el Morao de pro y desde toda la vida.

Colaboración impagable ha sido su ayuda para encajar en el equipo de la Farmacia a las personas que a ella han ido llegando. El las ha acogido y formado, si no en la ciencia, que también, en los “matices” de esta Farmacia que la diferencia de las demás. Con paciencia y con cariño, como buen compañero.

Antonio ha sido sacrificado siempre en sus relaciones con la Farmacia. Sacrificado en cuanto asumir tareas que no le corresponden o trabajar en días y horarios fuera de su obligación. Y sin esperar una recompensa.

Una prueba de esta virtud es que, habiéndose podido jubilar en su momento, al comienzo de los tiempos duros del confinamiento durante la actual pandemia, asumiendo el peligro de contagio en unos momentos de 800 muertos al día, en los que del “bicho” no se sabía nada ni había medidas de protección, la ha retrasado hasta que las cosas han mejorado y ha dejado formados a sus sucesores. Esta fidelidad es impagable para nosotros, por lo que le estaremos siempre agradecidos.

Gracias es la palabra con la que decir adiós. Gracias por todos estos años entregado en cuerpo y alma; gracias por quedarte con nosotros cuando te lo pedimos, y a pesar de los miedos, haber estado firme en lo peor de la pandemia; gracias porque cuando tú estás, todo se resuelve; gracias por haber sido un maestro, amigo, padre … para las nuevas generaciones. De verdad, gracias por haberles acogido tan bien y haberles enseñado todo.

“Chuli Valera”, te echaremos de menos; tus chascarrillos, tu jerga bullera, tus muñecajos que aparecen por cada esquina, tu repertorio musical de abuelo, hasta los rezos por lo bajini cuando algo te contraría o te levantas con mal pie, tus consejos y ……

Suerte en tu nueva etapa y merecido descanso. Dejas una huella enorme en esta Farmacia; Antonio, has puesto el listón muy alto a tus sucesores. Ya no volveremos a escuchar: Antonio, ¿es que no te jubilas? Ahora escucharemos: Antonio, ¿se ha jubilado?

Antonio, gruñón, hoy, con más de un llanto, te decimos adiós, que, en realidad es un hasta siempre, aunque nos gustaría poder seguir diciéndote, hasta mañana.

Ha sido un placer y un orgullo trabajar contigo.

Continuar leyendo
6
  533 Hits
  0 Comentarios
533 Hits
0 Comentarios
Copyright © 2021 | Farmacia Figueroa. Diseño web por GrupoDw.es
“Farmacia Figueroa C.B., ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido optimizar sistema de gestión y el contacto con sus clientes a través de la implantación de Presencia web, la implantación de Soluciones de Comercio Electrónico , Dinamización de Redes sociales y Sem. Esta acción ha tenido lugar durante 2019/2020. Para ello ha contado con el apoyo del programa Tic-Cámaras de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Murcia” - Fondo Europeo de Desarrollo Regional-Una manera de hacer Europa.